El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

31 ago. 2010

SE OLVIDÓ

Se olvidó de lo que es, de lo frágil de su ser,
de su anhelo de crecer; por un perdido ayer,

Se olvidó de aquel amor, que sintió y no pudo ser
porque al tiempo, nunca pudo poseer…

Se olvidó de quien es él, de su nombre en un papel
que escribía y borraba, la ilusión que ella guardaba

Se olvidó de su aprender, a vivir y comprender
que no todo viene fácil, cuando lo haces bien...

Se olvidó de escribir: lo escondido del sentir
en los versos de un poema, de cambiante tema

Y ¿que había en ella?... que olvidar quería,
Lastimada estaba y en su ser, herida

¿que no tiene ganas… de extender sus alas,
y emprender el vuelo, como ella soñaba?

Sola en el recuerdo; que ni bien le hacía,
y a su pensamiento, solo entorpecía;

Triste sin que el tiempo… hoy le demostrase,
Que siéndole ajeno,  dejaría de amarse…

¡Oscuro a sus ojos!, el espacio estaba,
Insensible al tacto; la fuerza escapaba,

¿Y qué conquistaba... la actitud escasa,
de su voluntad, que no paraba en casa?

Ante todo aquello… se olvidó del dueño,
de su vida entera y en profundo sueño…

Decidió sumirse, hasta consumirse
y de a poco a poco, de este mundo irse;

Hasta que sus ojos… pudieran abrirse,
y encontrar la luz antes de morirse…

en esa amargura, que asfixiaba su alma,
y obligaba a ella a desechar lo que ama,

en ese torrente falso y deprimente
que se levantaba al son de la corriente

Encontró de pronto, la Verdad que brilla
y hace levantar del suelo sus rodillas,

que de las caídas, ya se reponían…
y ante aquel fracaso, se sobreponían;

ya no había nada; que pudiera verse…
como una muralla, para detenerse;

de esta lucha no era… ¡sola!, combatiente
poseía el espíritu; que le hacía fuerte…

ya dejó el temor, que le alejó;
de su propio amor y le causó dolor,

Y… nada quería, más que ser morada
de su Creador,  a quien su ser amaba

Pues no era capaz… de concebir un día
sin el Verbo que, le devolvió la vida.
manaveliza

29 ago. 2010

SI PUDIERA



Si pudiera ver tu alma… mi  curiosidad crecería,
Si supiera lo que piensas, quizá no comprendería,
Si con solo, ver tus ojos… me siento confundida,
Y tan solo con mirarte, se me alegra la vida.

Si pudiera conquistarte, no me atrevería…
Llevo oculto el arte; que te encantaría;
Y aunque el sol brillase, desvelando todo…
Yo jamás pudiera, encontrar un modo,

De ser reluciente… luz para tus ojos,
Ser tan solo, amor… que a tu corazón alcance,
Ser la melodía, ¡dulce compañía!
que a tu soledad, no haga sentir vacía…

Deja contemplarte… que más, ¡nada puedo!
Que aunque aumente el fuego, frío es el invierno…
que de tí, me aleja y a mí sola, deja…
mientras en mis sueños,  caben los anhelos.

No soy de tu amor, ¡triste prisionera!
Libres como el viento, son mis sentimientos;
que ante el amor… suelen ser sinceros,
y ante el dolor… sabios y serenos.

Ver que seas feliz, es mi gran deseo,
Que mi compañía, te asentare un día,
como asienta bien, el aire a tu respiro;
y el abrigo a tu piel, cuando llega el frío.

Y aunque sea mi anhelo, si no es tu deseo…
No pudiera verse, en realidad, mi sueño…
A tu voluntad; ordenar no puedo,
de tus sentimientos; eres tú, el dueño.

Si pudiera entonces, entrar en tu vida…
no como una espía, sólo como amiga…
No te perdería; mi tesoro eterno,
mi fiel compañero, mi amigo sincero.

A Él yo le debo; tu amistad que es grata,
Sabia entre inquietudes, que en mi ser se desatan;
Dulce, en sin sabores… fuerza, en mis temores
Paz, en mis tormentos, y en todo momento…

Vuelve pronto a mí, como el ángel que guarda;
mis sueños y miedos, mi mundo pequeño…
Que esta soledad… quiere compañía,
y esta vida mía… alegrar tus días.
manaveliza 

28 ago. 2010

TU AMISTAD

Tu amistad es canción,
que alegra mi corazón…
suave brisa que acaricia
a mi alma y la regocija.

Es luz que hace claros…
los senderos por los que ando,
 es palabra que en mi mente,
se situa y me hace conciente

de mi accionar quizá imprudente;
de mi actitud quizá incoherente,
es sentimiento que en el tiempo
no se pierde ni desvanece,

La siento una bendición,
cargada de puro amor
que se extiende al infinito
creciendo muy despacito

Es sentimiento que las palabras
describir jamás podrían,
y que se atesora en mi alma
alegrandome la vida…

Es mi tesoro invaluable,
mi fortaleza constante;
mano que siempre se extiende,
para ayudar a levantarme

Es razón, en sin razones
que en la emoción se confunden,
es aliento y desahogo;
en mis crisis y dolores.

Es fulgor, para mis dudas
y valor en mis temores,
es compañía que aprecio
y recibirla no tiene precio

Es verdad, que bien podría
para mi, resultar amarga
y que sin vacilar es dicha,
por el amor que me guardas

Es seguridad, que demuestra
la confianza que nos tenemos
y melodía que no cesa
de alivianar mi conciencia.

Es perdón que rompe el orgullo,
y conforta los corazones
resplandor que ilumina,
aquellas simples ilusiones

Por eso con estos versos,
te grabo en mi pensamiento
mi gran tesoro del tiempo
Amig@ que tanto aprecio

que sin que yo haya esperado
encontrarte en algún lugar
Dios ya, había planeado,
a mi vida hacerte llegar.
manaveliza

27 ago. 2010

VIDA, ANÁLISIS Y PERSPECTIVA


Si no transformo mi realidad interior, cambiar el mundo es un sueño y seguirá siendo un sueño mientras en la vida, no me decida a cultivar el jardín de mi ser, sin espera de que los demás cultiven el suyo.

No puedo seguir esperando que otros me tracen el camino, cuando yo debo trazar el mío propio, ¡pero que digo! =)... ni siquiera el camino que yo trace es mi destino;  <<Mis planes no son vuestros planes>> nos dice el Autor de la Vida, y con frecuencia olvidamos de quien venimos y a quien hemos de volver; vivir la vida al margen de aquel que nos la entregó, es perder la gracia de tenerla y con ello el verdadero sentido de nuestra existencia, quien más que Él que nos ha creado… nos conoce, y en Él si cabe el termino perfectamente. Él que todo lo llena y todo lo contiene nos ama más de la cuenta y no hay amor en la tierra que pueda igualarle, peor aún superarle.

La vida no es más que el momento presente, hoy estamos y de pronto nos vamos… resulta ser un viaje de ida y vuelta en el que salimos con la primicia de que ¡hemos de volver cuando Dios lo quiera!, tenemos el boleto de retorno… y hasta ¡cancelado!, pero sucede que en el camino lo perdemos y no hacemos un esfuerzo en recuperarlo. En la infancia aún manteníamos latente la pureza y la escencia que nos deja el haber estado tan cerca de la Fuente de la Vida, seguiríamos estando cerca y con la misma intensidad si en lugar de mirar siempre afuera; dedicásemos tiempo a explorar lo que llevamos dentro, lo que Dios ha puesto en particular en cada uno de nosotros, lo que nos hace diferentes y a la vez únicos.

Seríamos aun más felices, cuanto mas nos conozcamos y descubramos nuestra propia y verdadera belleza; en lugar de mirar superfluamente la falsedad que nos rodea y la apariencia que a los ojos puede resultar agradable pero engañosa. A todos nos ha pasado y nos pasa, por eso nos sentimos engañados con frecuencia… porque siendo nuestro tesoro tan rico anhelamos el de aquel que logró proyectar el suyo, por el simple hecho de buscar dentro de sí y no afuera. ¡Que tendencia la nuestra de dispararnos siempre al exterior en busca de lo que llevamos en nuestro interior!, creemos que nuestro tesoro está afuera y ponemos el amor primero allí cuando debe simentarse en Dios y desarrollarse dentro. Alguien dijo un día: “Tu amor está, donde está tu tesoro”; pero para amar verdaderamente, debemos antes; amarnos verdaderamente, para valorar al otro debemos valorarnos primero, porque sino no es así… nos habríamos engañado a nosotros mismos y engañado tambien a quienes mostraron su interes en conocernos y ser parte de nuestras vidas.

A medida que los años pasan y “se va perdiendo la inocencia” que no es ignorancia, ingenuidad, ni falta de experiencia como suelen confundirla muchos; nos damos cuenta poco a poco que la vida en su continuidad la hemos vivido en periodos discretos. Lo digo así porque vivir no es lo mismo que existir, como orar no es lo mismo que rezar y escuchar no es lo mismo que oir. Hemos dejado que el tiempo se nos escape de las manos sin vivir cada segundo como el único instante que tenemos, habrán pasado a lo largo de nuestra existencia cantidad de eventos… de los cuales, ¡muchos quizá!; no fueron vividos. Aprovechar el tiempo es darse con amor a lo que se hace, por más insignificante que pueda parecer la tarea, pues bien, vivir es aprovechar el tiempo ya que morir es perderlo.

La curva de nuestra vida varía en el tiempo y depende de nosotros. Tenemos un tiempo limitado en la tierra, pero lo desconocemos. No podríamos planificar a largo plazo nuestra vida cuando bien sabemos que ella constituye la sumatoria de los instantes vividos a partir del momento en que fuimos concebidos. El dato que tenemos es el día en que nacimos, pero ¿sabemos a caso el día en que morimos?... pues bajo este criterio; hablar con certeza de lo que haremos mañana es para todos un engaño, una vana proyección que nos hacemos ante todo para evitarnos vivir la vida al momento. No con esto se acaba la visión de hacia dónde queremos llegar, de la flecha que orienta nuestros pasos hacia aquello que anhelamos conquistar… los sueños no mueren si los perseguimos continuamente; pero si abandonamos la lucha so pretexto de hacernos proyecciones vanas, de considerar inultil el esfuerzo si tenemos un mañana incierto, habremos perdido la fe, la esperanza y el amor que nos mantiene vivos… y con ello los sueños nuestros tambien habrán desaparecido.

Frecuentemente la tensión nos abruma porque generalmente vivimos ofuscados por un futuro próximo, tenemos una lista de cosas por hacer… y la vida se nos va de a poco sin que hayamos conservado la calma y el placer de vivir el instante que cuenta!. Si tan solo reparasemos de lo mucho que perdemos por estar tan enmarcados en la monotonía de una vida llena de preocupaciones, si tan solo nuestras mentes entendieran que no hay más que ahora y lo que pasó ya es historia, estoy segura que el trabajo no sería visto como una carga obligatoria, ni la vida perdería su esencia convirtiéndose en una mera rutina, el tiempo dejaría de ser la vara con que se mide la vida y se convertiría en regalo de aquel que nos quiere vivos, en tesoro invaluable que todos anhelan tenerlo para nunca perderlo y alcanzar el cielo.

Noviembre 14 de 2009
manaveliza

25 ago. 2010

PRETEXTOS Y PRETEXTOS MIENTRAS SE NOS VA EL TIEMPO






Pretextos son pretextos, justificaciones falsas… que nos atan y esclavizan, son meros cuentos mentirosos que al rato nos sacan de apuros, pero que nos tienen todo un día con la conciencia intranquila, nos han robado la paz y ¿qué alegría puede haber en un corazón mentiroso y no pacífico?. De pronto se ha hecho costumbre y deshacerla se ha convertido en un reto, no es tan sencillo como parece… implica voluntad y perseverancia de acción; no podríamos lograr un cambio de la noche a la mañana, pero si tratamos de vivir bien ¡ahora!, sin olvidar dicho propósito; algún día no muy lejano lo alcanzaríamos.

Quizá la gente está a la expectativa del próximo instante en que tropieces y caigas, pero ¿qué importa lo que digan, lo que hagan y piensen?; al fin y al cabo es la vida que Dios te ha dado y a quien debes agradar es a Él y no a ellos; parece mentira pero mientras te mueves al ritmo del mundo, todo parece estar bien… menos tú!, te sientes vacío sabiendo que puedes ser mejor y no haces nada por conseguirlo, sientes que pierdes la imagen del ser que Dios quiso y quiere que seas, y mientras estás en esa lucha constante, tus sueños parecen verse perdidos. No es lo que tú quieres, es lo que otros quieren de ti… aún así al saberte aceptado por la gran mayoría; te sumas a ellos sin que a ellos les importe tu bienestar y tu felicidad. Poco a poco te das cuenta de lo equivocado que estabas… del error que cometiste al negarte la libertad de elegir lo mejor para ti y ser tu mismo, lloras al verte solo y perdido… rodeado de una masa popular a la que únicamente le interesa el fanatismo, te arrepientes de haber tomado una decisión imprudente y de haberte negado la felicidad auténtica en Cristo.

Pues muy bien dicha está la frase: “Nada asienta mejor a tu cuerpo que el crecimiento de tu espíritu”, y ¡cuanto tardamos en reconocer la gran verdad de ello!… tardamos mucho en crecer espiritualmente; porque empujados por el mundo cerramos las puertas a Dios, tardamos mucho en alcanzar la felicidad plena, porque simplemente aunque digamos que no, nos importa lo que la gente diga y piense de nosotros, por eso es que nos resulta tan difícil alcanzar la dimensión espiritual a la que todos fuimos llamados. Pero puedes lograrlo, ¡puedes conseguirlo! si abandonas el temor que ocasiona la pobreza de tu fe y oración; si admites que dependes de Dios y que todo lo puedes en Él que te fortalece, te libera, te perdona y ama eternamente.

Nunca es tarde para empezar… y hoy es el mejor día para hacerlo… hoy puedes empezar a caminar contra corriente, a luchar y vencer las tentaciones del mundo, a anular el odio con amor y sanar las heridas de tu corazón, a creer y dejar que Dios haga con tu vida lo que le plazca… a poner todas tus angustias, temores y preocupaciones en sus manos, con la plena convicción de que sólo Él, puede devolverte la paz y llenar tu vida completamente. Da el primer paso: “ama de verdad y lo demás vendrá por añadidura” así lo ha dicho Él, que es el CAMINO, la VERDAD y la VIDA. 

Diciembre 15 de 2009
manaveliza

24 ago. 2010

ME ARREPIENTO



Hoy, me arrepiento…..

De lo que pude haber dicho… sin pensar
De lo que pude haber sentido… sin amar
De lo que pude conseguir… sin agotar
aquella fuerza que involucra el luchar

De lo que pude, haber pensado… sin valor,
De lo que pudo haber obrado, en mí el temor
De lo que me hizo renunciar, a ser feliz…
por la apatía que anulaba el buen vivir,

De caminar sin dirección porque dejé,
abandonados los proyectos que tracé…
Por perturbar mi pensamiento al buscar,
lo que yo, más bien debía esperar…           

De no olvidar lo que me hace tanto mal,
al enfrascarme en esa absurda tempestad,
Por no dejar que mi sonrisa pinte al fin
en este rostro la alegría de vivir…

De  evitar y sucumbir sin intentar,
porque el esfuerzo me exigía mucho más;
Y se dejaba doblegar la voluntad,
que en tantas luchas se mantuvo hasta el final

De no tratar a los demás como debí;
al desatar la frialdad que había en mí…
por una culpa que no tienen los juzgué
y sin querer a mucha gente ignoré…

Por evitarme ilusionar, no sonreí…
y a los temores les dejé crecer en mí
Sin más razones que se escondan en mi ser;
hoy me arrepiento del descuido, en mi crecer

Mas lo que haces con amor, tendrá un lugar...
Y la verdad con esplendor hará brillar,
Aquellos frutos del esfuerzo en intentar
Las tentanciones de este mundo dominar.
manaveliza

NO HAY RAZÓN



No hay razón para temer,
si en realidad tengo fe;
No hay razón para llorar,
si la alegría está en mí;
No podría más hablar
ni tampoco ayudar
Si el amor habré perdido
lo tengo que recuperar.

No hay razón para creer,
que todo saldrá mal…
Si jamás lo intenté,
que podría yo esperar
Si no tengo libertad,
yo me puedo equivocar;
Si no estoy en la verdad
de seguro he de fallar

No hay razón para vivir
una rutina sin fin,
No hay razón para perder,
el tiempo que recibí…
Me tengo que levantar,
tengo que volver a empezar
Una siembra que dará…
buenos frutos al final.

No hay razón para mendigar
lo que en mí muy dentro está,
Es hora de trabajar…
y de actuar más que hablar,
Es hora de emprender
el viaje entero otra vez,
con miras al destino
Hacia el que debo llegar.

No hay razón para dudar
del enorme potencial,
que oculto está en mí
y que tiene que salir…
Es hora de multiplicar
los talentos que recibí,
ignorando la maldad
que me quiere esclavizar

No hay razón para desistir
de algo bueno, porque sí…
No hay razón para tratar
a este mundo contentar…
El estandarte de la verdad
el uniforme de la paz,
y un corazón lleno de amor;
es lo que quiero llevar.

manaveliza