El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

14 sept. 2010

SIN SABER QUE HACER... Y POR DÓNDE EMPEZAR!!!


Cada vez que cerraba los ojos y dejaba que el sueño me llevara consigo… soñaba en que podía cambiar el mundo, en que podía pintar los días con los colores que yo quería y ver moverse a la gente al ritmo al que me movía…

¡Mi realidad no era esa! y al despertar creía que todo lo conseguiría… así de sencillo y fácil como en el sueño se veía; sin entrega y trabajo, sin perder algo a cambio, sin sentir que la vida se iría desgastando.

Mas al verme tan fatigad@, sin conseguir algún resultado; encima muy amargad@ por el tiempo desperdiciado… me dije: ¿qué tanto has buscado?... que nada has encontrado, ¿hacia dónde emprendiste el camino, que a ningún lado te ha llevado?. Y sin tener la respuesta; a tales cuestiones mías, en medio de un laberinto, allí me encontré perdid@…

Sin embargo allí atrapad@, las respuestas se iban dando… porque al fín pude mirarme, ¡mirarme muy despacio!… sentir que necesitaba de aquel que me había creado y que por mi propia cuenta, ¡nada! pude haber logrado.

Poco a poco comprendí, que cambiar al mundo era un sueño, que antes debía empezar por transformar mi realidad; para así poder pintar con los colores que quería, los días de la vida que Dios me concedió un día; aquellos colores no eran… mas que los pensamientos míos, que podían hacer que brille o se oscurezca mi camino. Y eso de hacer que la gente, se mueva a mi propio ritmo… resulto ser una tontería de no saber que mismo quería… de no aceptarme tal como soy, de mi propia escasez de amor, de los límites que puse a la razón y al corazón.

Ahora sueño despiert@, los ojos mantengo abiertos, los oídos están atentos, a aquel que da un buen consejo, las manos están haciendo, los pies en continuo paso, las palabras de mi boca… salen si es necesario; respiro el aire sintiendo… la vida salirme al encuentro, y llen@ de fe y esperanza me ocupo de vivir el momento.

Espero, te haya gustado, y sientas que no ha sido en vano;
haber dedicado tu tiempo, a leer este argumento, 
que a todos nos ha pasado, el no saber ni a dónde vamos;
por eso nos agotamos, tan pronto sin resultados…


Vive la vida con alegría, y que el tiempo no borre las huellas que dejan tus pasos en el camino

¡No te muevas al ritmo de la gente…,  baila a tu propio ritmo!

Diciembre 16 de 2009
manaveliza

0 comentarios:

Publicar un comentario