El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

24 oct. 2010

DULCE INSPIRACIÓN



Me asignaron la tarea de leer la Biblia
Elaborar el diario de mi vida,
Entre todas las tareas, la mejor es esa;
Le atinaron a mi falta de sapiencia…

Pues no hay letras más sabias que aquellas,
Sumergirse en ellas desestreza,
Pierdo la rutina, en que se hacía mi vida
Y esas cargas viejas, que llebaba encima

Increiblemente, calman mis angustias
Recupera mi alma aquella paz perdida
y aquel inquilino muy mal atendido
le agradece al corazón lo ocurrido

Pobre y sumiso ya no sigue preso
Liberose y busca ansioso el alimento,
que le fue negado por un tiempo
y que ahora siente, que le fue devuelto

Se viene la idea, dada la tarea,
Prolongarla más cuando esté hecha;
Todo por sentirme, tal como me siento
Llevando un espíritu alegre y despierto

Gracias por volver a Tí de nuevo
Por estar allí aún, sin haberlo advertido...
Por la gente nueva que aparece y me recuerda,
Que existes… y Eres, la Verdad Suprema

manaveliza

0 comentarios:

Publicar un comentario