El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

17 ago. 2011

SEAMOS COMUNIDAD... SALGAMOS A BRILLAR...


No precisamente tienes que caer para entender a los caídos
No precisamente tienes que sufrir para entender a los dolidos,
No precisamente tienes que aislarte, para entender a los solitarios;
Ni dejar de reír para entender a los tristes…

No precisamente tienes que ser mediocre, para saber que no es el propósito
No precisamente tienes que darte por vencido, para compartir el dolor de los que han perdido,
No precisamente tienes que abandonar un sueño, por los que por algún motivo lo perdieron…
Ni jugar a compartir las penas de los demás, sintiendo pena….

-------------------------->>> Habla Dios:

Empiezo a preguntar por ti… ¿en dónde te has metido?... ¿Qué has estado haciendo?... ¿Por qué has escondido tus talentos?... ¿tienes miedo?...

Sal fuera… y no te aflijas por lo que no puedes hacer… y haz lo que puedes… con lo que tienes, con la vida que te he dado… ¡vive!

Puede haberte dado la capacidad de hacerlo todo, tu sólo… ¡pero no!, mis planes fueron otros. Con amor di vida a una comunidad que sólo con amor es capaz de hacerlo TODO… escucha bien, dije: COMUNIDAD… la hacen dos, tres, siete… no importa la cantidad… importa la UNIDAD, que es AMOR, el AMOR que soy YO.

***
Ahora no conviene que dejes de amar por los que eligieron odiar… el que está bien… debe continuar: “perseverar en el amor con humildad…” el que está mal debe cambiar… tener el corazón lleno de odio es su enfermedad, “reemplazar el odio por amor le aliviará” y sin siquiera darse cuenta, cambiará…

Todo gira en torno a ti, en torno a lo que tu corazón es capaz de sentir… por eso el punto de partida siempre estará ahí, dentro de ti.
  
No precisamente haré lo que a ellos pueda contentar, pero no salvar…
Puedo ser la mano que les ayude a levantar…
Puedo ser la vida que les inspire a soñar, creer y confiar…
Puedo ser la luz que a alguien logre alcanzar y así entre varias luces al mundo iluminar…

He pensado mucho, el tiempo no tiene descanso, es constante en su transcurso y la vida…   

Nuestra vida es una vela, que sólo cuando se da a sí misma, ilumina… la luz que emite hace hermoso el entorno, dejando al descubierto lo que la oscuridad no permitía ver… es hermoso que una vela brille… no así que permanezca apagada… ¡es cierto!… “vela que brilla se consume poco a poco y llega a su fin…”, pero ha cumplido el propósito por el que fue creada… ¿no es así?... justo ahora pienso: todos llegamos al mundo como velas encendidas… con el tiempo unas se apagan otras siguen brillando, unas iluminan poco… otras iluminan mucho; la radiación depende de cuánto se den ellas mismas, de lo que sacrifican, de cuánto vivan a fin de cuentas. Veo cómo mientras se encienden nuevas velas hay otras que se apagan por un tiempo y se vuelven a encender, ha pasado eso conmigo y seguro te ha pasado también… el reto es lograr iluminar constantemente sin miras de lo que eso significa: “consumirse”… “perder la vida”… ¡no tengas miedo!, recuerda: >>> “Quien se aferra a su vida la perderá y quien la pierda por causa mía la ganará” a eso se refiere ¿Quién se escapa de la muerte? “Hay que morir para nacer de nuevo”… “Si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere da mucho fruto”, ya no temo a la muerte porque por la muerte conocimos la resurrección y alcanzamos la salvación… a veces estamos tan cerca de la muerte estando vivos, sin darnos cuenta; decimos tenerle miedo, cuando estamos más abrazados a ella… morir, no significa sólo perder la vida natural que tenemos, también significa perder el espíritu que llevamos dentro, el espíritu de Dios, el amor… siendo así, estoy muriendo cuando dejo de brillar y estoy viviendo cuando amo porque amar es brillar.

Bueno, no sé ni cómo he llegado a esto, simplemente empecé a escribir sin tener idea de lo que iba a compartir… ¡sea para bien!. Le dejé al pensamiento la tarea de enlazar ideas y planear un encuentro conmigo y contigo… he pensado en mí y en ti que estás leyendo esto ahora. Somos distintos y a la vez iguales, somos velas que se encienden y se apagan, somos la comunidad que debemos formar para juntos iluminar y ser capaces de llegar tan lejos como podamos imaginar J


manaveliza

0 comentarios:

Publicar un comentario