El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

9 jun. 2012

HACIA EL AFECTO



Hoy comencé una nueva idea, planeando encuentros conmigo misma para a la luz divina entender el porqué de ciertas actitudes mías, de los demás y en definitiva, las de todos y todas en nuestra relación afectiva.

He pensado en lo que he estado haciendo y la verdad es que he controlado mucho, el acto voluntario afectivo y a veces pienso que no está bien...

En la medida de lo justo; quisiera saber como puedo sentir, decidir y vivir sin tener que limitarme, cuando de dar y demostrar mi afecto sincero se trata. El mundo afuera suele ser incomprensible, el mundo afuera crea encuentros disfrazados, desconfiados y casi siempre escasos de bondad y sabiduría... se ve encuentros de pareja en los que no prima el descubrirse el ser grandioso de ambos, pero si... los desenfrenos de pasión desordenados, y el decir "te amo"; suena a condicional para tener ese momento ansiado de placer, y después... ¿qué se acabó el amor? y es ¿qué en verdad si hubo?

El mundo afuera es un laberinto que a veces me pone a dudar de si en realidad es el mundo ese laberinto o viene conmigo... Amar es algo que no debiera ser complicado, pero hay mucho engaño; porque hay demasiado prejuicio, y por sobre todo, porque nos falta Dios. Con seguridad diríamos; pero si yo creo en Dios, desde que tengo uso de razón... ¡es cierto!; pero... aún parece estar lejos de mi, aún lo tengo aislado, no lo siento indispensable, no me abandono enteramente a sus brazos, creo pero ¿en verdad creo?... entonces, ¿por qué cuando tengo dificultades, cuando me azotan las tempestades, los conflictos emocionales... no soy capaz de sentir que su favor me alcanza?, recién ahí me acuerdo de Él para reclamarle, para insinuar que si existe; haga algo de inmediato... para exigir de Él, lo que compete a mis obligaciones, mis responsabilidades... que si hiciera bien mi parte y cada quien hiciera bien su parte, ¿existieran los problemas?... ¿por qué, es que no podemos ser buenos si fuimos creados para serlo? y cada que me pregunto eso, la respuesta es porque de Él me alejo, y al alejarme de Él, me vacío... y al vaciarme de Él, quedo hecha nada... que fácilmente se desecha, se pierde y perece.

Cuando te enciendes tu mismo y brillas... conseguirán apagarte, cuando te enciende Dios y brillas, mientras permanezcas en Él no te hará falta nada pues es Él la luz que brilla e ilumina tu alrededor... mientras permanezcas en Él, no te hará falta el amor; y lo demás está resuelto... porque no es que tienes que saberlo todo, ¿quien lo sabe?... pero si es menester amar, porque... ¿quien no vive de amor?. Dios es AMOR, todo puede faltarnos y seguiremos viviendo, pero si nos falta el amor, si nos falta Dios; aunque el corazón esté latiendo, y la respiración no se agote... yo diría que estamos muertos.

MANAVELIZA



2 comentarios:

Publicar un comentario