El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

23 sept. 2012

SÓLO AHORA




Es cierto, la angustia proviene de pensamientos nuestros que se quedan en ayer y pasan a después...
LIBÉRATE, me repite todos los días mi prisionero y esclavo, y qué mal me siento cuando pudiendo elegir, permanezco inmóvil en esa cárcel, que sólo yo percibo y nadie más puede ver...


¡Qué irónico! escucharle repetir una y otra vez: "son prejuicios tuyos, esquemas mentales de los que tienes que liberarte" cuando siento que su intención de ayudarme sólo consigue lastimarme...
Si, suena irónico pero sin importar de quien provenga lo dicho, ES VERDAD... no podemos quedarnos en lo lastimero del suceso que nos hizo mal... y nadie, absolutamente nadie puede hacer más por nosotros que Dios y nosotros mismos...

Hace unos días, escuché un mensaje que me es propio para el caso... los recuerdos lindos pueden motivarnos a avanzar o detenernos por creer que ya hemos hecho suficiente, depende de como lo veamos, del optimismo o pesimismo del momento en que fueron traídos a la mente... los recuerdos feos, causan el mismo efecto, o nos quedamos en el perjuicio prolongándolo aún más, cuando ya pasó...  o infundimos coraje a nuestro espíritu para luchar y desear que no nos doblegue más... lo cierto es que "a cada momento le basta su afán", el día en que dejemos de estar desfasados en el tiempo, y consigamos estar en lo que estamos, habremos de vivir sin lamentaciones, sin pretextos, sin limitaciones... habremos conseguido estar aquí... ya lo han escrito muchos de una manera distinta o parecida... muchos que buscaban y encontraron, lo ha dicho Cristo Señor Nuestro (Mateo 6, 24-34), pero tan ocupados estamos que sin darnos cuenta siquiera; por vivir más, vivimos menos... por hacer más, menos hacemos y por ganar tiempo, lo perdemos...


Tengo tantas cosas que lamentar y un precioso tiempo que sería lamentable después no haberlo aprovechado ahora, me he dado cuenta que yo, sigo desfasada en el tiempo desde hace buen tiempo... aún así, ahora... justo ahora intento estar aquí, y darte lo mejor de mi, lo mejor de esta reflexión que me permití hacer y compartir porque la necesitaba, porque mi corazón no soportaba un sólo instante más sin Dios, porque el aire me faltaba, la amargura me ahogaba y deseaba tanto que su paz en su infinito amor, una vez más me salvara...
y aquí estoy... con gran amor, cumpliendo una cita con Dios, contigo y porque no decirlo conmigo... en este Silencio del  Corazón.



MANAVELIZA

UNA FELIZ SEMANA, amables  amigos/as seguidores y visitantes


0 comentarios:

Publicar un comentario