El silencio del corazón

"La dulce melodía del alma, que el corazón canta y la razón acompaña"

11 sept. 2013

ENCRUCIJADA


Y después de haber quedado con los ojos cerrados,
preferir aquello que mirar lo errado...
después de abrirlos... cerrarlos... abrirlos,
como pretendiendo vean sólo lo adecuado,
no fue posible, vieron todo...
entre bondad y maldad, pesaba la ligereza
así el pensamiento juzgaba con dureza
y a los actos puros, les atribuía maleza

Y después de haber marcado una línea divisoria
pretendiendo no pasar y evitar contagio
esa marca no indeleble fue sólo transistoria
como haberse ajustado a un casual presagio
libertad no es lo que llaman "desmedida dicha"
aventura lujuriosa de fugaz complacencia
libertad es ser tu mismo, sin ningún complejo
ser feliz de ser de Dios y para Él espejo.

Y después de haber plantado, lo plantado...
de lanzar semillas sin haber arado...
de sentir cansancio acostumbrado,
de sentir lograrlo y perderlo al rato,
ya es confuso todo, el tiempo siempre escaso;
 en aceptar y denegar mi historia; juego al paso...
a veces ni siquiera se, por donde ando;
y aún así, hay algo que me tiene andando

Y después de haber dormido con la almohada en brazos,
como si se tratase del cuerpo, de mi fiel amado;
extraño es socorrer al corazón... saciarlo!
sólo con gran amor, puedes tan alto llevarlo;
ya me empapé de lluvia, el sol ya me ha secado;
y el amor está, seguro... en todos lados
tus ojos no me ven, no importa si los veo,
amar como Dios ama, es lo que yo más quiero.

MANAVELIZA

0 comentarios:

Publicar un comentario