13 sept. 2011

DE ÉL para ELLA… ¡DÉJAME AMARTE!




¿Por qué huyes de mí?

Si me quieres cerca…
¿Porque desapareces?
¿Por qué es que te me pierdes?
¿Por qué es que me complicas,
que te encuentre?

¿Es que no te das cuenta?
Cuan largo es el suspiro
Que dejo escapar…
Al rato en que te miro
¿Es que no te das cuenta?
Que escapo de pedirle,
A Dios detenga el tiempo
Cuando estoy contigo

No seas cruel, amada
Y piensa que esta alma
Del cuerpo se me escapa
¿a dónde crees que vaya?
Si no es, a buscarte
Hasta que, al hallarte
Pueda la tempestad
Cambiar a calma

Regálame al menos
Un poco de tu aliento
Para en este trance
Seguir sobreviviendo
Y déjame mirarte
Déjame contemplarte
No huyas al amor
¡Déjame amarte!

manaveliza


2 comentarios:

  1. Me gusta.


    Hola, Manaveliza... cómo estás...

    Gusto de leer tu poema...

    "¿Por qué huyes de mí?

    Si me quieres cerca..."


    Sucede...
    Sucede que el amor... se presenta a veces, misterioso, y con laberintos que no son fáciles de superar.
    Y se experimentan angustiosas sensaciones...
    El corazón se oprime...

    Y dan ganas de pedir...
    De pedir de cualquier modo, un poquito de amor...

    De expresar en dos palabras, toda la fuerza, a modo de grito, por... una señal... señal que signifique existencia del mismo sentir. Para sonreír... para sentir el alivio, tener el respiro, y finalmente... extraer el amor duradero que mantendrá la unidad.

    ... no me equivoco... o sí?...


    Me gusta, Mana...
    Es todo romántico...

    Esto puede suceder perfectamente a la inversa, verdad?...


    Manaveliza... un gusto saludarte...

    Que tengas un buen día. Un lindo día.

    Un abrazo.

    ***

    ResponderEliminar
  2. Ciertamente Iván, a veces el amor es incomprensible pero aún así sigue siendo hermoso...

    En verdad es algo misterioso,

    Me ha gustado mucho tu interpretación, tu cometario... es bueno, no te equivocas... y si, también ocurre a la inversa... podría haber escrito de ELLA para ÉL, porque a ambos pasa, hombre y mujer experimentan el desequilibrio emocional, la necesidad de seguridad en el amor, de saber que se es correspondido/a y que la persona amada no se siente atada, antes bien a plena libertad quiera estar a tu lado y sea feliz estándolo... pero esa seguridad, sólo el AMOR la consigue...

    El corazón también gobierna a la cabeza, porque el amor verdadero quita la ceguera al corazón que no trasciende del puro sentimiento, del puro deseo... le hace ver claramente el horizonte, pues hemos de saber que no es sencillo convivir con alguien sin amarle... no será sencillo amarle si no te amas antes, ni conseguirás amarte verdaderamente sin llenarte de la verdadera fuente, del amor sublime, del amor perfecto, del amor real y eterno: DIOS.

    Buen día!... y gracias por seguir de cerca mis sencillas lineas.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar